Bref


La historia del inodoro

Lo utilizamos a diario, es parte de cualquier hogar, no puede faltar en espacios públicos… Exacto, hablamos del inodoro. Este útil e indispensable objeto tiene una interesante historia que se remonta a la civilización minoica. ¿Quieres conocerla?

El origen del inodoro

Aunque el retrete tal y como lo conocemos se inventó sobre el siglo I en Galilea, donde se halló el inodoro más antiguo – y que aún se conserva en la actualidad –, su origen tuvo lugar siglos antes, en las instalaciones del palacio de Cnosos de la antigua civilización minoica, ubicada en la isla de Creta. Esta civilización contaba con una especie de retrete y un sistema de aguas en el que se dividían los desagües.

En la Antigua Roma, algo más adelante, comenzaron a construirse urinarios públicos, llamados columnas mingitorias. Era común encontrarlas en lugares donde se celebraban banquetes, reuniones o festividades. Sin embargo, se considera que quien inventó el retrete fue John Harrington, que diseñó un váter con taza y un sistema de válvula con agua corriente. Sí, el inventor del inodoro fue un conocido poeta de la corte de Isabel I.

 

La evolución del inodoro: de la necesidad al diseño

La historia del inodoro nos muestra cómo este objeto tan importante ha ido evolucionando a lo largo del tiempo hasta la actualidad. El inodoro, desde su invención hasta mucho después, ha sido un objeto con un mero sentido práctico. A pesar de que sigue ocupando un lugar de necesidad en nuestras vidas, también ha adquirido un puesto especial en el mundo del diseño, ya que forma parte del conjunto del cuarto de baño.

El baño es un lugar de relax y de descanso, por lo que cada elemento importa. Además, es recomendable una limpieza constante tanto del inodoro como del resto de elementos del sanitario. ¿Quieres conocer algunos trucos para conseguir una limpieza brillante? ¡Echa un vistazo a nuestro artículo sobre la limpieza adecuada del inodoro  y otras entradas recomendadas!

Historias que te pueden gustar