Bref

Trucos para el cuarto de baño: 7 consejos para un inodoro zen

Puede que no nos guste contarlo en voz alta, pero la mayoría de nosotros pasa una buena cantidad de tiempo en el cuarto de baño y, para bien o para mal, normalmente ese tiempo se pasa a solas, en una contemplación más o menos silenciosa. ¿Por qué no sacar el máximo partido de este intervalo "egocéntrico" garantizado convirtiendo su cuarto de baño en un templo zen alicatado, y su inodoro en un trono de porcelana? Siga estos siete consejos para asegurarse de disfrutar cada una de las pausas para ir al baño.

Espacio verde

No hay ni una sola habitación de la casa que no se beneficie de un poco de vegetación. Añadir una frondosa planta a su cuarto de baño no solo aporta un reconfortante toque natural a un espacio que puede parecer estéril y sin vida, sino que ciertas variedades incluso limpian el aire y eliminan los hedores. Las cintas, por ejemplo, eliminan las sustancias contaminantes del aire y resultan ideales para cuartos de baño pequeños, donde se pueden suspender del techo o situar en una estantería elevada, con sus largas hojas colgando. El hermoso espatifilo limpia el aire y con sus flores blancas añade un sutil aroma floral. El aloe vera es una estupenda planta que no da ningún problema y se puede situar cerca del inodoro, donde puede utilizar su gel curativo en caso de irritación. Si su cuarto de baño es un espacio muy húmedo, resultará perfecto para los helechos, que limpian el aire y absorben todo ese exceso de humedad.
Un cuarto de baño con helechos, hortensias y árboles verdes al otro lado de la ventana.

Despierte y huela el popurrí

Los olores en el cuarto de baño son algo natural, pero eso no significa que no debamos hacer todo lo que esté en nuestra mano para minimizarlos. Con un inodoro limpio tenemos la mitad de la batalla ganada. Añadir un sutil aroma puede obrar maravillas a la hora de enmascarar el olor de un movimiento intestinal llevado a cabo con éxito. Por supuesto, se puede utilizar incienso, popurrí, velas perfumadas y ambientadores, pero puede ir un paso más allá y añadir bicarbonato a la papelera del baño, empapar la escobilla del inodoro en limpiador de baño y agregar un chorro de vinagre al depósito de agua. Si utiliza productos perfumados, intente combinar aromas idénticos o aquellos que se complementen entre sí.
Un recipiente con popurrí situado junto al lavabo en un cuarto de baño.

El sonido del silencio

Abrir el grifo durante todo el tiempo que se encuentra en el retrete, con la esperanza de que el agua corriente oculte el sonido de otros fluidos al caer en la taza, no cuadra bien con los esfuerzos a nivel global para reducir el despilfarro de agua. En su lugar, coloque una radio en el cuarto de baño. Conéctelo a la luz, de forma que se encienda automáticamente cuando pulse el interruptor, o un resorte para un dispositivo activado por el movimiento. Si prefiere unos sonidos de fondo más sutiles, existe toda una gama de opciones, desde los sonidos del bosque hasta las olas del mar o muzak. Naturalmente, la inteligencia artificial no se detiene en la puerta del cuarto de baño, por eso si cuenta con un asistente de voz en su hogar, simplemente puede ordenar al discreto asistente que produzca el sonido envolvente adecuado. Si no desea atestar su cuarto de baño con otro aparato más, existe desde luego una aplicación para esto, o más bien todo un mundo de aplicaciones que le ayudarán a proteger su pudor, con independencia de los sonidos que haga en el cuarto de baño.

Un smartphone colocado en el borde del lavabo del cuarto de baño.

En cuclillas con estilo

En los últimos años, se han popularizado cada vez más los taburetes para el inodoro. Estos permiten adoptar una posición de cuclillas que relaja los músculos y ayuda a evacuar el vientre con mayor rapidez y facilidad. Los taburetes de inodoro para ponerse en cuclillas están disponibles con diferentes formas, tamaños y colores, y abarcan desde el plástico barato y alegre hasta el elegante y sostenible bambú. Escoja uno que haga juego con la decoración de su cuarto de baño y únase al equipo de las cuclillas.

Tunee su inodoro

Los inodoros japoneses son el santo grial de la tecnología de los baños. La mayoría de los hogares de este país loco por la tecnología contienen un trono de porcelana verdaderamente digno de tal nombre. Asientos calentados con control remoto, boquillas de bidé con una potencia de pulverización ajustable y secador de aire son meras funciones estándar, mientras que los modelos de gama superior alardean de elementos adicionales como neutralización del olor y la eliminación del ruido. Si desea actualizar su inodoro sin invertir en un inodoro japonés de categoría superior (con el precio que esto conlleva), los denominados asientos de inodoro con función bidé están disponibles por un coste bastante inferior. Este dispositivo es fácil de instalar y, sin duda alguna, impresionará a sus invitados y hará que su propia experiencia en el inodoro sea mucho más agradable.
Lujoso asiento del inodoro de estilo japonés.

Límpielo sin toallitas húmedas

La continua guerra cultural en torno a las toallitas húmedas continúa. Hay quien insiste en que todo lo que no incluya una limpieza diaria con las toallitas húmedas para inodoro más lujosas es simplemente antihigiénico, mientras otros sostienen que incluso las toallitas declaradas "aptas para el desagüe" están provocando estragos en los sistemas de alcantarillado y deberían evitarse a toda costa. Opte por la vía higiénica y ecológica: emplee un espray o gel de limpieza y convierta el papel higiénico normal en una toallita húmeda que pueda echar al desagüe sin tener remordimientos.
Rollos de papel higiénico sobre un fondo rosa.

Una luz en la noche

Nada le arranca más bruscamente de un maravilloso sueño que una incursión nocturna a un baño totalmente iluminado. Por otro lado, golpearse violentamente los dedos del pie tampoco es muy agradable. Una luz nocturna activada por el movimiento constituye una solución barata que ilumina el paso lo suficientemente como para llegar y volver con seguridad, sin darle una sacudida al sistema con una potencia de iluminación excesiva. Ventaja extra: se acabó el tantear buscando el interruptor de la luz en mitad de la noche.
Una suave luz iluminando el lavabo del cuarto de baño.
El trono de porcelana debe ser un lugar cómodo. Estos 7 trucos para el cuarto de baño convertirán su baño en un espacio zen.