Bref

Cómo limpiar el inodoro

¿Le cuesta encontrar el tiempo o la fuerza de voluntad para limpiar su inodoro cada semana? ¿Quiere saber cuál es la mejor manera de mantenerlo limpio con la mínima complicación? ¿Quiere asegurarse de que lo limpia de manera correcta y con las herramientas adecuadas?

Entonces lo que necesita es esta guía rápida que explica la mejor manera de limpiar el inodoro.

¿Con qué frecuencia debo limpiar el inodoro?

La limpieza del inodoro puede parecernos un enorme trabajo, una tarea que aborrecemos o que nos hace discutir sobre a quién le toca. Sin embargo, con unas rutinas sencillas y regulares y con las herramientas adecuadas, limpiar el inodoro es pan comido. Por regla general, una vez a la semana es el mínimo recomendado para una limpieza básica. De hecho, la mejor manera de no pensar demasiado en la limpieza del inodoro es integrarla en su rutina semanal.

Límpielo semanalmente y su inodoro nunca estará tan sucio ni olerá tan mal como para no afrontar la tarea. Si las manchas se dejan más tiempo, es probable que se queden pegadas y empiecen a oler mal. Además, debería considerar llevar a cabo una limpieza más a fondo aproximadamente cada dos meses. Esto debería incluir un fregado por todo el exterior de la taza y de la cisterna.

Limpiar el inodoro.

¿Por qué debo mantener mi inodoro limpio?

La higiene y la estética son motivos importantes, pero quizás para mucha gente la razón más importante es el olor. Los inodoros huelen mal si no se limpian con regularidad. Esto se aplica en especial al asiento del inodoro. Los asientos de los inodoros pueden llegar a ser la parte más sucia de nuestro inodoro. Están fabricados con materiales que son más propensos a albergar bacterias y, con sus bisagras y pequeñas piezas móviles, es fácil que oculten restos que empiecen a oler mal si no se limpian con regularidad. Por eso, debe asegurarse de darle a cada parte del asiento del inodoro una pasada regular: eliminar las manchas y frotar las bisagras con un pequeño cepillo para cerciorarse de que no acumulan suciedad.

Casi todas las tazas del inodoro suelen estar hechas de porcelana, que se trata de un excelente material en materia de higiene. Su superficie vitrificada no es porosa ni adherente, y es capaz de soportar un grado considerable de degaste y uso (impermeable a todo excepto en caso de haber un arañazo profundo en el vitrificado). Así que, pese a lo que diría la intuición, esta es la zona que requiere menor atención. Solo tiene que evitar la formación de manchas empleando una cesta para el borde del inodoro y límpiándolo de forma rápida y periódica.

Herramientas para limpiar el inodoro.

¿Qué herramientas necesito para limpiar el inodoro?

Cepillo: Naturalmente, la escobilla del inodoro es una parte esencial. Si es posible, merece la pena adquirir una escobilla con un mango vertical para limpiar bajo el borde interior de la taza. Sin esta capacidad de cepillado adicional, es probable que este nido de gérmenes potencial nunca se limpie como es debido.

Paño o esponja: También se necesita un paño o esponja desechables para poder limpiar la zona situada en torno a la parte superior de la taza y del asiento. Estas áreas se deben tratar de manera totalmente separada del interior de la taza, y se deben limpiar con unas herramientas distintas y con un limpiador para asientos de inodoro (normalmente un limpiador líquido).

Cepillo pequeño: además de la escobilla de inodoro principal, se recomienda utilizar un cepillo más pequeño para limpiar la parte superior de su inodoro, en especial para las bisagras y las partes más difíciles de alcanzar. Si no encuentra un cepillo especial para esta tarea, un cepillo de dientes puede ser una herramienta muy útil a tener en cuenta. Si tiene dos cepillos de dientes viejos, puede utilizar uno para limpiar el borde de la taza y el otro para limpiar el asiento.

Rascador o piedra pómez: un extra opcional para los verdaderos profesionales. Utilícelo para eliminar las manchas muy incrustadas, en especial aquellas situadas bajo del borde de la taza del inodoro. Evite utilizar un instrumento demasiado abrasivo.

Bref Total Hygiene Shine Lemon.

¿Cuáles son los pros y los contras de los diferentes tipos de limpiadores para inodoros?

Limpiadores caseros para inodoros: los limpiadores caseros para inodoros pueden ser eficaces y baratos, pero solo sirven para aquellos que tengan tiempo y paciencia suficientes para asegurarse de que utilizan las mezclas y cantidades correctas.

Limpiadores en espuma para inodoros: los limpiadores en espuma para inodoros son eficaces, pero requieren tiempo para utilizarlos, por lo que solo se recomiendan para realizar una limpieza en profundidad y no para el uso diario.

Líquidos y geles limpiadores para inodoros: perfectos para el uso diario y regular. Si se hace con un buen limpiador de inodoros y lo utiliza con regularidad, eso debería bastarle. Para el uso diario, recomendamos Bref Gel Limpieza y Perfume, que mantiene la taza del inodoro brillante, higienizada y sin cal, y deja una agradable fragancia.

¿Cómo debo limpiar el inodoro? - Técnica

Como en el caso de muchas tareas domésticas, se recomienda un enfoque descendente: comience limpiando el asiento del inodoro y continúe hacia abajo. Esto no solo garantiza que cualquier resto de suciedad desprendido se limpie, sino que también refleja la prioridad de las necesidades de limpieza de su inodoro. El asiento del inodoro es el lugar donde es probable que se acumulen mayor cantidad de gérmenes y olores. En especial, las manchas y olores de orina que no quedan más abajo de la taza. Limpiar bajo el borde es la siguiente tarea importante y de nuevo se centra en un área donde hay mayor probabilidad de ver suciedad y mugre acumuladas, dado que está protegida de gran parte del agua de descarga que mantiene limpio el resto de la taza. Eche un chorro de líquido limpiador de inodoro alrededor del borde y frótelo minuciosamente con la escobilla del inodoro. El fondo de la taza y el sifón constituyen la última parte de la tarea. Solo tiene que volver a echar líquido limpiador en la taza y frotar todas las áreas a las que llegue con el cepillo.

Por último, no se olvide de las áreas ocultas de su inodoro, como la parte trasera y el área situada bajo la cisterna. Asegúrese de que todas las tuberías y accesorios sanitarios se limpian también de vez en cuando. En ocasiones, las partes que no se ven son las que se ensucian más si se olvidan constantemente en la limpieza semanal.

¿Necesita algunos trucos para limpiar el inodoro? En nuestra guía completa, los encontrará. ¡Descubra cuál es la manera correcta de hacerlo y minimice el tiempo que le dedica!